LA ORACIÓN DE LOS GRILLOS

Quizás ni sabios ni poetas sepan explicar nunca esa
especie de tristeza o de unción que el atardecer anuda
en nuestra alma.
Tal vez, únicamente, el hombre que implantó el rito
de la oración de la tarde lo supiera.
Y quizás lo sepan también los grillos, que de día trabajan
o duermen y en las nochecitas de enero elevan
su canto, que puede ser muy bien un Padre nuestro o
una Salve.
Desde que he pensado esto, cuando oigo sus notas
agudas entre la hierba de los caminos, al atardecer,
ya no le digo a mi alma:
- Los grillos cantan.
Sino:
- Los grillos rezan.

Juana de Ibarborou (1892-1979) – Uruguay
del libro: “El cántaro

~ por ManeKent en 24 febrero, 2010.

2 comentarios to “LA ORACIÓN DE LOS GRILLOS”

  1. Que maravilla Carmen !!! … cada vez que lo leo la emocion es como la primera vez que lo lei … palabras tan simples … con un significado tan profundo !!! … hermosisima entrada amiga , besitos.

  2. hola bonita es precioso¡¡¡¡¡… no lo había leído nunca y es muy hermoso!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: