DESPÌDETE

Lo más triste no es despedirse, sino no saber hacia donde ir….
Y lo más triste no es despedir al que parte sino no saber dónde y para qué te quedas.
Si toda la vida es un camino, y si toda la vida es una búsqueda, acéptalo aunque te duela, toda la vida es una despedida. Y solo aprendiste a vivir cuando aprendiste a despedirte.
Y no habrás aprendido a caminar en libertad, buscando lo no alcanzado, mientras no te hayas despedido de lo andado y lo logrado.
Despedirse es condición de todo lo que se mueve en el tiempo. ¿Cómo estarías viviendo hoy sin haberte despedido del ayer?
¿Como quisieras vivir tu mañana, sin despedirte de tu hoy?
Pero presta atención, que no es lo mismo dejar que despedirse. Todos vamos dejando, pero no todos nos despedimos.
Los animales se dejan, se separan. Las personas podemos hacer algo más… despedirnos.
Lo dejado sin despedida, puede estar ausente o alejado en el espacio, pero sigue adherido al corazón, quitándote la libertad que necesitas para vivir tu presente.
Tu primer alejamiento sucedió cuando naciste; es lo primero que perdiste o dejaste, el seno de tu madre, cuando todavía no estabas capacitado para despedirte.
Por eso dicen por ahí que mientras no te hayas despedido, guardas en lo profundo una secreta nostalgia y un oculto deseo por regresar.
Y el camino de la vida así comenzado, con una pèrdida y una despedida se hace un largo peregrinar con llegadas y partidas.
Si, eso es crecer. Hermoso desafió el de acercarte a la madurez y la plenitud de ser tù mismo.
Pero crecer es doloroso, como lo fue tu nacimiento. Por eso cuantas personas se detienen y no quieren crecer, porque les cuesta despedirse.
Dejar de ser el niño protegido, para entrar en las aguas turbulentas de la adolescencia conflictiva.
Duele dejar la adolescencia descomprometida, para asumir la juventud con exigencias y responsabilidades. Duele aceptar la madurez adulta, renunciando a la juventud eterna.
Duele envejecer sintiendo que se acerca el momento de lo último, para celebrar festivamente el encuentro final.
La despedida que no cerraste con una buena despedida, es como una herida abierta, que sangra cada vez que la golpeas con una nueva pérdida. Deja un hueco de ausencia, que buscarás llenar sin darte cuenta, y que te hará llorar con desmesura toda nueva despedida.
Los consultorios psicológicos, son salas de auxilio y talleres de reparación, puestos a la vera del camino para que sean socorridos los que no pueden continuar su marcha, por el peso de las despedidas inconclusas.
La libertad y la valentía que no tienes para despedirte de todo lo dejado y lo perdido, son la libertad y la fuerza que te faltan para seguir andando.
Despídete: De tus padres, y cuídate de ti mismo, haciéndote responsable de tu vida.
Despídete: De los hijos que ya no te necesitan, y déjalos ser libres
Despídete: De lo bueno que viviste, sin apegarte al tiempo que pasó, por temor del presente y el futuro.
Despídete: Del mal que cometiste, sin atarte por culpas y reproches perdonándote a ti mismo.
Despídete: De los que muriéndose partieron. Para que dejes de esperar su regreso, y camines tu camino en la esperanza de encontrarte tú con ellos….
Despídete: Deja correr el río de la vida, llevándose las aguas que estás viendo para que tengan lugar ante tus ojos las aguas que no viste todavía, y que ya están viniendo…
Desconozco su autor

~ por ManeKent en 4 julio, 2009.

7 comentarios to “DESPÌDETE”

  1. Que belleza amiga , sabes esta entrada me ha llegado profundo al corazon .. gracias por las emociones … abrazos muchos para que no falten , feliz finde

  2. Gracias querida Normis. Ya lo creo que es una belleza de enseñanza para aprender desde que somos muy jòvenes y hasta el final de nuestras vidas….. Siempre despidièndonos para abrirnos nuevos caminos.Un besito y muchas gracias como siempre por tus agradables visitas.ManeKent

  3. sencillamente….maravilloso llega hondo y es tan cierto..cada etapa de la vida que dejamos es en si misma una despedida ….si… cada etapa. hasta ese final en que partimos…con la sublime esperanza de reencontrarnos nuevamente, excelente amiga querida, excelente! un enorme abrazo!!!

  4. Happy birth day, you askim

  5. Gracias Carmen … de corazón , como siempre una gran entrada llena de verdad y que en este momento me llega al alma Un abrazo fuerte , nos vemos . …

  6. No me gustan las despedidas aunque sé que cada instante es único y último.Recuerdo que mi hijo, cuando era pequeño tocaba todo, cosa que me enervaba. Cuando un día le pregunté el por qué, tranquilamente me respondió: no quiero irme sin tocar. El irse quría decir morirse.Por la noche tenía todo un ritual de despedidas que a mí me ponía los pelos punta. ¡Menos mal que aquella etapa la superó pronto!Hoy, con 19 años sólo ve el presente. Dentro de poco verá presente y futuro. Es ley de vida!!Un abrazo!!

  7. Lo mejor es decir siempre un "hasta la vista!", los que realmente se "van", no se despiden, la muertesiempre los sorprende.Mejor un indeterminado…hasta la vista!Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: